22 Sep 2009

La piel se entibia otra vez.

Nunca pensé que recorrer -en serio- sitios que había dejado, abandonado i hasta enterrados de mi pasado me iba a hacer tan bien. Salimos tipo tres de la tarde, el sol bombeaba a chorros los ánimos. Nos bajamos en aquella parada de local, frente al alejo barrios, todos iban a las fondas, nosotros no, nosotros seguimos de largo por esa calle que nos llevaría directo a las Torpederas. El mismo aroma a menta, lo reconocí de inmediato, los mismos árboles, el mismo cerrito que solía pasar, las mismas semillas, el mismo camino, las mismas escaleras, unos cuantos edificios nuevos pero vacíos, i ahí estábamos…en esa playa, donde pasé los mejores i los peores momentos de mi infancia. Entramos en el lugar o mas bien, nos adentramos en aquel lugar, caminamos entre las rocas mas lejanas, no me fue incomodo, recordé que hace un año mas o menos recorrí las rocas de un amigo como él las llama, me sentí bien, pero esas eran sus rocas…su infancia, i ahora, por fin, estaba en las mías. Me recosté en una de ellas mientras los demás seguían la caminata, si, me recosté i me sentí tan parte del lugar, me sentí tan feliz, tan feliz…tan…plena (por fin).
Cerré los ojos con mi capucha puesta i aun recostada en una de mis rocas para luego abrirlos i ver que el cielo estaba especialmente distinto, o es que yo estaba viendo distinto?, se sentia bien, el cielo estaba celeste, completamente celeste sin ninguna gota de nubes, sin nada que me hiciera sentir lejos de aquí, volví…lo supe i sonreí i mas aun cuando un volantín se apareció de la nada junto a dos gaviotas que parecían señales, me sentí parte del lugar i el lugar me adopto sin hacer ruido en mi mente. Sabia que al volver a mi casa podría ver la película que me ha estado rondando hace días… pero mas que nada la frase que dice el protagonista casi al final, frase que es ahora el nombre del blog de uno de mis amigos hace un poco mas de un año (creo)… la frase por este día fue para mí, mi máxima expresión… la sentí, me llego i me nutrió. Me quedé por mas de media hora i todo seguía ahí, pensé que era un sueño, un leve momento, de esos que vives una vez en tu vida, porque se que si vuelvo al mismo lugar en un par de años no se vera tan bonito como me parece hoy…o quizás si, quizás se vea mas bonito aun… pero esta vez, me importa el hoy, porque lo que pase después… será obra del destino o del conjunto de casualidades que lo conforman.
Gracias: “i te sientes tan feliz, tan feliz…que no vale la pena vivir más”.
La piel se entibia otra vez.

1 comment:

lonkillo said...

y te sientes tan feliz, tan feliz... que no vale la pena volver a vivir lo mismo

creo q eso seria mas sensato
xq si vivimos descubrimos, y eso es parte de la magia (: