14 Apr 2009

Deseando un día.

Hay días en que desearía caminar con mi capucha i una cámara a la orilla del mar azul helado, donde se respirase el mismo frío pulidor, como en Puerto Montt o Chiloé; hay días en que desearía caminar con las manos en mis bolsillos i con la mirada abajo oyendo música un poco ambiental o un simple guitarreo como el de Santaoalla, hay días en que quisiera estar en un bosque verde, realmente verde, i que ese mismo verde brotase i yo correría hacia el roce de esas mismas hojas húmedas, goteantes. Quisiera caminar por tierra i no tanto cemento, quisiera que lloviese i que cada gota de agua cayera en mi rostro mientras danzo bajo ella sin complicaciones, como en la infancia. Hay días en que me subiría a un columpio para -tratar- de estar más cerca del cielo. También hay días en que quisiera recostarme en un mar de girasoles o de simples margaritas, cerrar los ojos i sentir el viento que suaviza mi rostro, i después de un largo ratito, abrirlos i ver por fin el cielo azul con unas cuantas nubes blancas esponjosas i tratar de descifrar las figuras que se forman o la sensación que representa. Hay días en que me subiría a un tren i viajaría por todo Chile, desde el norte hasta el sur, completito, i hay otros en que subiría en ascensor a un edificio muy alto i estaría durante todo un día en su azotea, desde lo alto podría apreciar mejor las cosas, aunque sé que no las viviría con tanto pulso. Hay días en que subiría a un carrusel durante toda la noche junto a sus luces. Hay días en que me gustaría tocar fluido violín o piano en un campo abierto pero que tuviera un audio perfecto. Hay días en que me gustaría ser una onda de algún incienso o una simple bolsa llevada por el viento, creo que seria la mejor sensación del mundo. Hay días en que me gustaría despertar i que haya una sonrisa a mi lado diciéndome nuevamente –hola-. Hay días en que me iría al centro de Italia o España a disfrutar de un simple café de granos por la tarde. También hay días en que me iría sin pensar hasta a ti a tomarte de la mano i te llevaría corriendo a la laguna mas cercana; i Hay días en que me quedaría simplemente descansando en mi habitación haciendo muchos barcos de papel i los pegaría en mi pared, como hoy. Volemos, volemos, volemos, volemos, volemos, Volemos…?

No comments: